Actualidad

Diez consejos para combatir la ansiedad ante la prueba de Selectividad

Miles de estudiantes de trece comunidades autónomas se enfrentarán este martes a la primera jornada de la prueba de acceso a la universidad (PAU), después de que la pasada semana ya tuviera lugar en Asturias, La Rioja, Navarra y el País Vasco.

Aunque la temida «selectividad» tiene las horas contadas, ya que la Lomce prevé su desaparición a partir del curso 2017-18, hasta entonces los alumnos que quieran acceder a estudios universitarios aún deberán pasar por este trámite.

Por lo que se juegan en estos exámenes, muchos pueden ser presas de la ansiedad, pero hay técnicas para controlarla y realizarlos con cierta tranquilidad. Según el profesor de Psicología de la Universidad CEU San Pablo, Fernando Miralles, aconseja, entre otras recomendaciones, dormir siete horas, no consumir ningún fármaco y no comentar con otros compañeros el temario. He aquí sus indicaciones:
-¿Qué consejos básicos daría para afrontar sin ansiedad las horas previas al comienzo del examen (sueño, familia, etc.)?
Conviene que el alumno:
-No tome ningún tipo de fármaco.
-Haya dormido un mínimo de siete horas.
-No se ponga a hablar con amigos que estén muy nerviosos.
-No realice un repaso de la materia con los compañeros.
-Llegue con tiempo suficiente al inicio de la prueba (importante: el día de la selectividad muchos padres quieren acompañar a sus hijos al examen y al desplazarse en coche, hay algunas veces que se producen grandes atascos en el campus, por lo que hay que salir con suficiente antelación).
-¿No se debe hablar con otros compañeros sobre el temario antes de comenzar? ¿Por qué?

-Es importante no hablar con los compañeros del temario justo antes de la prueba, ya que puede ser que algún compañero tenga un conocimiento más extenso de algún apartado (que normalmente es difícil que salga en el examen) y al no dar tiempo para estudiarlo, los amigos se pongan más nerviosos.

-¿Y conviene llevarse los libros y apuntes para repasar entre prueba y prueba, o es mejor no volver a tocarlos una vez comenzados los exámenes para tener la mente despejada?

-Conviene llevar los libros y en especial los apuntes, sobre todo para realizar en los tiempos muertos, un último repaso basado en la memoria fotográfica. Con ella reconoceremos la estructura del tema que estamos repasando.

-¿Qué se debe comer y beber antes del examen?

El desayuno debe ser ligero, pero con algo sólido como una tostada, pastelería, etc. Como el día es muy largo, es importante que para evitar síntomas de cansancio se lleve al examen agua y alguna barrita de cereales, frutos secos, etc.

-¿Qué técnicas de relajación se pueden llevar a cabo?

Las más importantes que mis pacientes hacen en mi consulta, ya que hay evidencia científica de su efectividad, son:
-Técnicas de respiración abdominal (se basan en respirar varias veces con el pecho y varias veces con el estómago).
-Técnicas de relajación de Jacobson (se basan en tensión y distensión de varias partes del cuerpo, tales como frente, cejas, ojos, nariz, labios, lengua, etc.).

-¿Qué recomendaría una vez que el estudiante se sienta y le presentan las preguntas?

-Habría que leer las preguntas y ordenarlas según su complejidad y extensión, para empezar a responder a las preguntas más fáciles y menos extensas. Así el alumno empieza a asegurarse el aprobado, lo que disminuirá su ansiedad.

-¿Cómo manejar el tiempo disponible? ¿Hay que reservar tiempo para repasar o es mejor ir más despacio a medida que se contesta?

-Es importante controlar en todo momento el tiempo (llevar reloj al examen) para que repase, y sobre todo que compruebe si hay alguna palabra con dificultad ortográfica, en todas ellas es conveniente poner un sinónimo. Las faltas de ortografía pueden llevar a un alumno a suspender un examen relativamente bien hecho.

-O sea, que debemos quitarnos de en medio las respuestas que sabemos seguro y para centrarnos después en las más difíciles…

-Habría que hacer una primera lectura rápida de las preguntas y comenzar a contestar las que mejor se saben, sin darnos cuenta, el cerebro irá buscando en nuestra memoria las respuestas a las preguntas que no nos acordamos en el momento de la primera lectura.

-¿Cómo salir del paso si, de repente, se queda el alumno se bloquea y se queda en blanco, o si empieza a dudar sobre un dato o un ejercicio concreto?

-Si el alumno no sabe hacer una técnica denominada «parada de pensamiento», sería conveniente que pare de escribir, empiece a pensar en otra cosa que no tenga nada que ver con el examen y a hacer respiraciones abdominales. Este ejercicio que durará unos cuatro o cinco minutos puede sacar al alumno de su problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *